viernes, 1 de abril de 2011

Afganos. Mi "Operación Bikini".

Estoy en plena "Operación Bikini" desde Enero, tengo que perder cuatro kilos y me está costando lo mío. Igual pierdo dos que los cojo, así sin más. Es que esto de las comidas familiares, reuniones con amigos o el aperitivo, no ayudan nada de nada.


Es cierto podría dejar todo de lado, pero ¿entonces que sería de la vida? no podría soportar un domingo sin tomar el aperitivo antes de comer, la paella de mamá y la tarta del café, es esencial para afrontar la semana con fuerzas y energía. O como negarse a una cola y unas almendritas un sábado sentados en una terraza al sol, imposible!


No desfallezco a pesar de todo lo seguiré intentando, hasta Julio me queda un poco aún, no pierdo la esperanza!


Estos afganos no ayudan nada, para mi desgracia me acabo de comer dos sin pestañear, y no son NADA LIGHT, pero están deliciosos. Los he encontrado en un libro de dulce, y no conozco una mejor manera de celebrar la llegada de Abril mi mes favorito, chocolate y más chocolate. Feliz Primavera!


Afganos.

225 gr de mantequilla en pomada.

90gr de azúcar.

200gr de harina.

2 cucharadas soperas de cacao en polvo.

50gr de cornflakes.


Para la cobertura:

2 cucharadas soperas de mantequilla.

2 cucharadas soperas de agua caliente.

1 cucharada sopera de cacao en polvo.

Esencia de vainilla, unas gotas.

180gr de azúcar glasé, yo le puse solo 90gr.

Mitades de nueces para decorar.


Mezclar la mantequilla y el azúcar hasta obtener una masa cremosa. Añadimos la harina y el cacao removemos y enseguida echamos los copos de maíz.


Con una cuchara ir echando pegotitos de masa sobre un papel de hornear en la bandeja de horno. Con el horno precalentado a 170º , dejarlos sobre los 10 o 15 minutos no necesitan más. Aunque al sacarlos estén blandos, recordar que las galletas se endurecen al enfriarse.


Para la cobertura se mezclan todos los ingredientes. Una vez frías las galletas, con la ayuda de una cuchara las cubrimos de chocolate y le pegamos una mitad de nuez, dejarlas escurrir el chocolate sobrante en una rejilla.

Una vez frías, solo debemos comerlas con un poco de gula, están deliciosas!


                                                              FELIZ FIN DE SEMANA!