domingo, 16 de enero de 2011

La paella de mamá. Los sabores de mamá.



Es algo curioso pero yo hago casi las mismas comidas que mi madre, las he aprendido de ella. Cada guiso que hago, lo guía la mano maestra de mi madre. Los ingredientes, las cantidades, como se cortan las patatas para cada guiso.

Me encanta ver como corta el tomate, según el tipo de ensalada que vaya ha hacer. Es una delicia sentarte a la mesa, y oler ese aroma tan familiar. No hay filete con patatas que me guste más que el de mi madre.

Mamá cocina mejor que nadie para mi, no he conseguido aún unas lentejas tan ricas como las suyas. Los cocidos que yo hago siempre me parecen deslavazados, si los comparo con uno de mi madre. ¿Cuál es su ingrediente secreto?



Ese ingrediente es que es la mejor del mundo, mi madre y su paella también. Esta es su receta, aunque no venga en la lista de ingredientes, hay uno esencial que es el Amor de una mami, cuando prepara la comida del domingo para sus hijos. Este ingrediente vital, no lo olvidéis si no, el sabor se modifica substancialmente.


  
La paella de mamá.
No voy a poner cantidades, depende de los comensales y los gustos. Solo diré que la cantidad de agua debe ser el doble que de arroz.

Mejillones.

Atún o bonito.

Almejas.

Gambas.

Pimiento rojo.

Arroz, el mejor para la paella es el bomba.

Perejil.

Guisantes.

Colorante alimentario, o azafrán.

Gambas.

1 tomate natural maduro.

Aceite y sal.

Lo primero lavar bien los mejillones y las almejas dejarlas en agua con sal para que expulsen la arena.

Lo segundo que haremos será sellar el atún, vuelta y vuelta, reservamos. Freímos bien el pimiento rojo, también lo reservamos. En el mismo aceite se sofríe el tomate, sin olvidar la sal al gusto. Cuando el tomate haya cogido color echamos la mitad de las almejas y los mejillones, mezclar bien con el tomate.


Solo queda echar agua caliente, recordar que la proporción es el doble de agua que de arroz, ponemos a hervir el agua con el sofrito. Cuando esté hirviendo el agua se echa el arroz, el colorante alimentario, el perejil, los guisantes, el resto de almejas y mejillones. Justo cuando nuestro arroz esté casi hecho, añadimos el pimiento rojo y las gambas. El tiempo será más o menos de unos 20 minutos.

Nuestra paella está lista, mientras nos tomamos un aperitivo, trámite imprescindible para un domingo de paella.


 Mirad ese granito, ahí encima
del mejillón, encantador!