sábado, 26 de febrero de 2011

Pastel hojaldrado de pescado. "Santa lucía"



Podría estar escuchando "Santa Lucía" infinitamente, me encanta y como la canta Miguel Ríos. Cuando suena, me vienen a la memoría tantos y tantos recuerdos, y tan bonitos. Me enamoré de un chico que ni siquiera lo sabía, me desenamoré de él, y él seguía sin saber nada. Conocí a algunas de las que aún son mis amigas.

Cambiamos de casa, aprendí a coger el autobús yo sola, y llegar hasta mi colegio. Pasabamos horas y horas mis amigas y yo, en mi habitación hablando de nuestros amores secretos. Nos peinábamos, nos maquillabámos y nos reíamos de todo. Que tiempos tan felices!

Solo una canción maravillosa, te puede hacer tan feliz!

La receta la encontré en el blog de Nadji, nada que ver con el suyo, pero estaba muy rico. Lo he hecho con lo que tenía en casa, quería hacer la receta y tenía prisa, altamente recomendable. Lo serví con una salsa, que hice al vuelo, porque no tenía los ingredientes del blog, pero aún así estaba todo muy rico.



Pastel hojaldrado de pescado.

1 lámina de hojaldre.

2 filetes de merluza.

Espinacas.

Zanahorías ralladas.

1 filete de salmón grande.

1 huevo para pintar.

Para la salsa:

1 medida de leche, la mía desnatada.

3 medidas de aceite.

Pepinillos en vinagre.

Sal y un chorreón de limón.


Os cuento como lo hice yo:

Metí las espinacas congeladas 7 minutos en el micro, las zanahorías ralladas 6 minutos en el micro también con un poco de agua. Escurrir las dos cosa muy bien y reservar. Forramos un molde de cake con la lámina de hojaldre y con lo que nos sobre, cortamos la tapa del pastel. Puse primero una capa de zanahoría, capa de merluza, capa de espinacas, capa de salmón y capa de zanahoría.

Tapamos con la masa, cerramos los bordes y si queremos podemos decorarla. Pintar con el huevo batido y meter al fuego a 200º hasta que dore, si vemos que se dora demasiado por arriba, le podemos poner un papel de aluminio.


 
La salsa.

Trituramos los pepinillos y reservamos. Ponemos en el vaso de la batidora 1 parte de leche y 3 de aceite, el limón y la sal. Metemos en el fondo el brazo de la batidora y comenzamos a batir, no movamos el brazo batidor hasta que no haya ligado bien el aceite y la leche. Cuando ya esté ligado, solo tendremos que añadir con una espatúla los pepinillos y ya tenemos nuestra salsa.

Mientras me deleitaba con este sabroso pastel, en mi cabeza se oía " a menudo me recuerdas a..."