sábado, 9 de octubre de 2010

Potage de habichuelas y calabaza. Un monstruo llamado blog.

Si decides abrir un blog de cocina, cuidado, porque enseguida te verás en la necesidad de crear para tu blog. No es que nadie te obligue, es que tu blog lo necesita, lo exige, te lo ordena. Porque si no ¿para que un blog de cocina?

Yo creé este hace poco y desde que lo tengo, sueño con él, me acecha de día y de noche. Entre crear una entrada diaria y mis odiadores, que deben ser los únicos que leen lo que escribo, cosa que les agradezco infinitamente, la cabeza me echa humo.

La conversación es esta:

-que vas a poner hoy en el blog?

-creo que lentejas.

-lentejas?

-si, unas lentejas bien ricas.

-pero eso ya lo hago yo en mi casa.

-ya, lo sé, pero es que yo también cocino en mi casa.

-pero tú tienes un blog, y yo no.

-ya pero yo tengo un blog sobre mi cocina diaria y de días de guardar.

-mira yo para eso no tenía un blog.

-claro por eso no lo tienes.

Uf! siempre me encuentro con la misma historia, y mira que la gente ni sabe como buscar tu blog, no lo ha leído ni interés. Lo sé es todo critica constructiva, somos tan constructivos.

Hoy alimento mi blog con un potage de habichuelas y calabaza, rico, saludable y muy apetitoso. Es otra de esas recetas que me vienen directamente de mi pueblo Cox.

Potage de habichuelas y calabaza.

1 bote de habichuelas, en mi caso un bote, no nos engañemos si ya vienen pre-remojados, para que ponerlos tu,pero cada cual, que haga lo que le parezca, pero habichuelas o garbanzos.

Un cuarto de calabaza, pelada y sin pepitas.

Patatas, una por persona.

Sal, comino en grano y aceite.

Se echa a la olla todo y se deja a fuego lento, el famoso "crock-pot" tan de moda. Servir con mucho amor, y comer con gusto, engorde lo que engorde.