martes, 25 de octubre de 2011

Tarta de melocotón. Feliz cumpleaños!



Esta semana vengo con retraso, tengo mis razones, sé que este blog es de cocina, pero también es mi blog. Por eso me enrollo, con mi vida, mis cosas, me enrollo demasiado, a menudo se me olvida hacia donde voy, que quiero decir. Así que voy a lo que voy, la receta está más abajo, aviso por si os aburrís leyendome.

Este fin de semana, hemos tenido un susto con la salud de mi marido, y sentí miedo, sabéis miedo. Gracias a Dios, todo se ha quedado en un susto, todo lo malo acaba! Y esto me ha hecho pensar, me he dado cuenta, he vuelto a saber cuanto amo a mi marido, porque me enamoré y lo enamorada que sigo.

No es que se me hubiera olvidado, pero se entra en una suave costumbre, de saber que amas y te aman, y se dejas de ser consciente del AMOR. Lo miraba y veía al hombre que es mi amor en la vida, en el trabajo, en la lucha. Ahora veo a mi AMOR, siento que he redescubierto lo que ya sabía y que FELIZ ME SIENTO!

Todo esto para decirle, hoy que es tu cumpleaños TE QUIERO AMOR MÍO!

Vamos con la receta, disculpad mi rollo. Esta tarta está deliciosa, que voy a decir yo, debería haberla hecho en verano, cuando los melocotones están en su esplendor, pero no la vi hasta el otro día. No la vi, que ciega!  Es ligera y refrescante, la encontré en el libro "Repostería integral" de Johanna Handschmann.


Tarta de melocotón.

100gr de harina.
60gr de nata agria, la hice yo misma con esta receta.
60gr de mantequilla.
2 melocotones grandes, en mi caso un bote de melocotón en almíbar.
2 cucharadas de mermelada de melocotón o de albaricoque.
1 cucharada de mantequilla.
20gr de almendra fileteada.
1 cucharada de azúcar.

Antes de la receta os diré que tenía prisa y no respete tiempos de reposo en la nevera, ni nada. Así que os daré la receta tal y como yo la hice, estaba riquísima!

Lo primero fue la nata agría, que se hace enseguida y la metí en la nevera, mientras seguía con otras cosas.

Más tarde me puse con la receta, mezclé la harina con la mantequilla, cuando ya tenía una bola, agregué la nata agria.
Con la ayuda de dos cucharadas que iba humedeciendo puse la masa en el fondo de un molde engrasado y enharinado.
Los melocotones los había cortado en tiras muy finas, así que solo quedaba colocarlos por encima de la masa.
Con el horno precalentado a 170º, metí la masa con el horno solo abajo y en la parte inferior del horno, lo tuve como unos 15 minutos.
Al enfriarse, se disuelve la mermelada con un poco de agua, y pintamos la tarta. Solo queda saltear en la cucharada de mantequilla y azúcar las almendras y esparcirlas por encima.

Sencilla y deliciosa!


Con esta tartita os deseo FELIZ SEMANA!