miércoles, 13 de julio de 2011

Roti. Algo nuevo.


Desde que empecé el blog, siento que un mundo nuevo se abre ante mi. He descubierto en este tiempo tantas cosas, que ni siquiera imaginaba que me gustarían, que aún no me lo creo. He aprendido a mirarlo todo de otro modo, a no decir NO, antes de meditar. He comprendido que más allá de mi mundo, existen otros mundos tan maravillosos como el mío.

Siento que Internet es una ventana que se ha abierto ante mi, para sacudir mi vida. He dejado mi aislado mundo, para dejarme guiar por un mundo desconocido. Así que por más que lo pienso, estos meses han sido un descubrimiento tras otro. He conocido un Internet lúdico, que sirve para algo más que para mandar emails y buscar datos.

Este pan asiático, es más bien de mi librito, tan adorado, de Linda Collister. Que partido le estoy sacando a mi libro. Es un pan rápido, no necesita levado, que sirve para acompañar y también como bocadillo, muy rico.


Roti.

200ml de agua.

2 cucharaditas de sal marina.

40gr de mantequilla en dados.

1 huevo mediano batido.

1 chile pequeño picado.

1 cebolla pequeña picada.

75gr de coco rallado.

450gr de harina integral o harina blanca. Yo tuve que poner un poco más de harina.

1 cucharadita de levadura en polvo.

Se echan todos los ingredientes en a cubeta de la panificadora, según el orden de la lista. Se programa en "masa para pasta! que dura unos 15 minutos en mi panificadora, si es necesario añadirle un poco más de harina lo programáis dos veces. Se deja reposar la masa 15 minutos o hasta que se vaya a servir.

Se calienta una plancha y se engrasa con mantequilla. Mientras se divide la masa en porciones y se extienden con un rodillo, se deja lo más fina posible, yo la próxima vez los haré un poco más finos.  Cuando la plancha esté caliente se pasan unos minutos por cada lado y listos para comer. Hay que intentar comerlos enseguida o guardarlos al calor entre paños de algodón.