miércoles, 13 de abril de 2011

Quiche de lechuga y jamón dulce. Mercedes Salisachs.




Cuando leí "La gangrena", de esta autora, me enamoré de su literatura, es profunda y te sacude. Ella misma lo explica "escribe para hacernos reflexionar, no para entretener" pero además de hacerte pensar, lees y lees queriendo llegar a la última página desde la primera.


Tiene 94 años, es una escritora trabajadora, que habla del trabajo como medio por el que conseguir la excelencia. Siento que es un ejemplo, acaba de publicar un libro a sus 94 años, escribiendo con una sola mano, y los demás nos quejamos.


Es una autora maravillosa, pero ella como en sus novelas, nos hace reflexionar sobre lo quejicosos que somos en general, yo me pongo la primera. Quiero pensar que tenemos demasiado de todo, demasiado rápido y demasiado fácil. Me propongo poner más empeño en lo que haga, no desfallecer tan fácilmente. Siempre hay alguien del que aprender.

Esta quiche la hago con lechuga porque me encanta la lechuga, es sana y reune todo lo necesario para llegar hasta la edad de la señora Salisachs, con la mejor salud.


Quiche de lechuga y jamón dulce.

Hojas de lechuga.

2 huevos.

1 brick pequeño de nata, en mi caso nata vegetal.

Queso para fundir.

Jamón dulce.

1 masa de pasta brisa.

Forrar un molde con la masa y hornear unos minutos la masa brisa, reservar. Lavar la lechuga y secarla con papel de cocina, cortarla a tiras muy finas, cortar igualmente el jamón dulce.  Poner la lechuga y el jamón cortados sobre la masa, batimos los huevos con la nata y un poco de sal. Echamos la mezcla sobre la lechuga y lo cubrimos con el queso. Hornear unos minutos hasta que cuaje la mezcla, unos 15 o 20 minutos.

Servir tibia, esta riquísima y nos acerca más a los 100años.