viernes, 18 de febrero de 2011

Trenzas de membrillo. La caza de la ballena.


He leído que Japón ha suspendido la caza de la ballena. La han suspendido ante la presión de los ecologistas. Esos locos que se juegan la vida continuamente, por un ideal. Para que luego digamos que los ideales no sirven para nada.

Bravo por ellos! su trabajo no siempre es comprendido, casi todos los toman por locos. Ellos en cambio no responden a tanta incompresión, con palabras desafiantes, duras o malsonantes. No, simplemente vuelven a la carga, hacen un trabajo que todos deberíamos agradecerles.

Mi enhorabuena ante un trabajo tan bien hecho, a expensas de vuestras vidas, salud e incluso libertad. Enhorabuena por haber conseguido un final feliz, por lo menos de momento.

Yo conseguí darle un final feliz a mi dulce de membrillo, que solo era una mermelada, rica, pero mermelada. Encontré estas trenzas deliciosas, en el blog ¿que se cuece en mi cocina? Son suaves y esponjosas, una merienda perfecta.



Trenzas de membrillo.

250 gr de dulce de membrillo.

2 huevos.

100gr de mantequilla en pomada.

70gr de leche.

Una pizca de sal.

500gr de harina de fuerza.

25gr de levadura fresca, yo puse un sobre de levadura seca.

Lo hice en la panificadora, pero se puede hacer tranquilamente amasando. Introducimos todos los ingredientes siguiendo el orden de la lista, y programamos en amasado. El programa dura 1h50mn más o menos, sacamos la masa y la divimos en partes iguales. Formamos las trenzas y las colocamos sobre papel de horno en la placa del horno. Tapamos nuetras trenzas y dejamos levar, por ejemplo dentro del horno, deben doblar su volumen.


Cuando hayan doblado su volumen, precalentamos el horno. Las pintamos con huevo y le echamos por encima azúcar húmedo. Preparadas para hornear a 170º en mi caso con aire, hasta que las veamos dorar.

Cuando estén listas para comer, un café y una buena charla son necesarias para degustarlas, son una delicia!