lunes, 31 de enero de 2011

Hervido con huevo. Ripolles.


Todos los días paseo un rato y tengo la suerte de ver una escultura de Ripolles en mi camino. Es un pintor, escultor un artista único. Como me gustan las cosas sencillas, me gusta este artista que expone en el mundo.

Su arte puede parecer infantil, naïf, pero esta lleno de luz y color, se respira el mediterráneo en toda su obra. Lo conocí viendo una exposición de Sorolla, otro valenciano maravilloso, y su aspecto de niño travieso te dice como es este artista.

Pensando en él y en la sencillez de su obra, se me ocurrió este simple hervido, que me gusta tanto y que tan delicioso esta.

Hervido con huevo.

Patatas.

Judías verdes largas.

Huevo.

Lavamos, pelamos las judías y las patatas. En un cazo con agua ponemos a hervir unos 15 minutos antes las judías que las patatas y las dejamos hasta que pinchado con un cuchillo en las patatas, se introduzca perfectamente el cuchillo.

Para que los huevos no se pongan feos, los tenemos que hervir durante 14 minutos exactos, quedarán de un amarillo precioso. Servimos todo junto acompañado del aceite, vinagre y sal, para que cada uno se sirva, Buen provecho!