jueves, 4 de noviembre de 2010

La salmorreta de Maica. Diego Rodrígues de Silva Velázquez.

No entiendo de pintura, no entiendo de arte, no tengo ningún tipo de formación sobre arte, pero me gusta. Hay obras que me gustan y otras que no, así de simple, si alguna me gusta luego me informo sobre sus peculiaridades, y os aseguro que es fascinante como se llegaron a crear algunas obras.


Dicho esto, os cuento que hasta hace pocos años, mi pintor favorito era Goya, no soy muy original, pero la fuerza que transmite Goya en sus obras es impresionante. Digo hasta hace pocos años, ya que he poder ver más. Hace no mucho, máximo tres años, tuvimos la suerte de poder admirar las obras de Velázquez como retratista, en una exposición itinerante. Que descubrimiento!


Poder admirar sus obras en vivo y en directo, es algo maravilloso, Velázquez es un genio. Es algo extraordinario, si tenéis ocasión aprovechadla. De momento os dejo con el Maestro en el Prado, su cuadro más famoso "Las Meninas".



Bajemos a nuestro mundo, y llenemoslo de belleza con esta salsa o condimento que esta lleno de vida. Deciros que estoy muy contenta, me lo han enviado como una receta para que la hiciera y la compartiera con todos. Así que con el permiso de la autora, vamos a por ella.


La salmorreta de Maica.


La transcribo tal cual me la ha enviado y al lado os pongo los cambios, que yo le he hecho. Porque cambiar, modificar es la esencia misma de la cocina.


Ajos, una cabeza de ajos por bote de tomate, en mi caso media cabeza.

Tomate triturado natural de bote.

Ñora molida, yo he picado una ñora que tenía.

Pimentón dulce.

Aceite y sal.


Pelar los ajos y sofreírlos, cuidado que no se quemen, ya sabéis que si no amargan. Una vez sofritos se añade una cucharadita de ñora molida, y media de pimentón dulce molido. Enseguida echar el tomate, para que no se queme el pimentón y dejar que se sofría. Solo queda triturarlo y guardarlo en botes para poder congerlarlo o hacer conserva.


Maica además añade, que sirve para todo los sofritos de paella, fideúa. Solo hay que rehogar los fídeos o el arroz con la salmorreta antes de echar el caldo. Para añadir a cualquier sofrito, para guisos, se añade cuando las verduras o lo que queramos ya esta rehogado. Solo se trata de añadir un plus de sabor.



Y como siempre digo a comer con amor y esta salsa en concreto con pan. Prometo una receta con, próximamente.