domingo, 24 de octubre de 2010

Guiso de bacalao con garbanzos, acelgas y patatas. Entre fantasmas.

Me sorprendo a mi misma con esta nueva incursión en el mundo de la tele, ¿doctor, es sintomático o asintomático? pero no lo puedo remediar, es que tengo algo que decir, me hierve la sangre.

Como mucha gente, o como muchas chicas que estarán pensando ellos, estaba enganchada a la serie. No era una superserie, ni tenía mensaje, ni podías sacar conclusión alguna, ni tenía fondo, ni estaba basada en hechos reales o verificables, estaba fuera de todo fundamento científico. En fin sin pies ni cabeza, pero es que me gustaba, te ponías delante de la tele la veías y luego en tu cabeza no quedaba nada, había conseguido crear un gran vacío cerebral, y eso tanto vosotros como yo lo agradecemos.

Podría enumerar las miles de cosas que me gustaban la casa, la ropa de ella, la tienda, ese pueblecito tan ideal para una serie, el coche, el marido (el mío está mejor, pero no nos pongamos a comparar), la facilidad para llorar, y me paro aquí, que esto es de recetas y no de chorradas.

Y un día ocurrió algo terrible el marido muere, ¿porque? esta es otra de esas cosas inexplicables, pero que suceden a menudo en la tele y en la vida. ¿Acaso no es inexplicable que alguien deteste las cremas y sin embargo le gusten las milhojas de crema? mejor me callo sobre este tema tan tremendo.

Hasta aquí bien, la gente se muere, y más en las series, pero con lo que no trago es con la resurrección, ¿quién quiere ver una serie donde la gente resucita 5 años más tarde y con un hijo de 4 años? ¿esto que es? ¿es un boicot, contra la audiencia? ahí me planté, me perdí entre otras series igual de tontas, pero con un mínimo de coherencia ¡adiós Melinda, adiós Jim!

Para recuperarse nada mejor que un guiso, los guisos son así te ayudan en los peores momentos. Este es profundo, lo aprendí de mi madre, de mi abuela de la familia.

Guiso de bacalao con garbanzos, acelgas y patatas.

Patatas.

Bacalao, en mi caso congelado, no nos engañemos si puedes evitar la cola de la pescadería mejor que mejor.

Acelgas también congeladas, así las tienes siempre frescas y a mano.

Garbanzos de bote, dios mío me doy cuenta que soy una adicta a los botes, latas y congelados!

Aceite, que triste pero también viene en botella, aquí todo viene envasado.

Sal, sin comentarios.

Todo, todo a la olla con un buen chorreón de aceite, cuidado con la sal, que es bacalao. Un primer hervor a fuego fuerte y luego a hacer otras cosas, mientras lo dejáis a fuego lento. Cuidado que no os pasé como a mi, que termino con bastantes cositas quemadas. Nada ahora ya a la mesa, a comer en amor y compañía.