lunes, 4 de octubre de 2010

Cocido de mi madre. Dieta Mediterránea.

La dieta mediterránea se ha convertido en un ídolo de masas, ahora resulta que un trozo de pan con aceite, sal y un tomate restregado, es lo mejor. Y eso mismo, antes era comida de pobres, como cambia la vida, afortunadamente. Cada vez se le encuentran más beneficios, sobre todo en la lucha contra cierto tipo de enfermedades, solo por comer bien, merece la pena.

En mi casa, somos hijos de la mejor huerta, la de la Vega baja, la fruta y la verdura no falta ningún día. No se come sin ensalada, no se termina una comida sin una pieza de fruta, y en todos los guisos cabe cualquier verdura, hortaliza, nos gusta.
Nada más mediterráneo que el cocido del domingo de una madre, esta es mi propuesta, no se me ocurre nada más rico, sabroso y contundente. En cada pueblo, en cada casa se hace de una manera diferente, yo hoy no doy ninguna receta, simplemente comparto con todo el mundo, este cocidito de mi madre.
En mi tierra se sirve, primero el caldo con fídeos, peregil y ajo cortado a láminas.
Luego se sirve el cocido en fuentes grandes, y cada uno se sirve lo que más le gusta. Si preguntaís ¿porque no hay pelotas? pues todo tiene su explicación, las pelotas son para las ocasiones, cuando vaya a casa de mi tía Carmen, haré unas fotos de las mejores pelotas de la provincia.
Ea, venga serviros lo que os guste!
La sopa.

Ahora un buen plato de cocido.