viernes, 15 de octubre de 2010

Ensalada de mozarella. Exceso de equipaje.

Hay cosas inexplicables, y una de ellas, es esta, llegas al aeropuerto, y te dicen que llevas exceso de equipaje. Te lo dicen convencidos de estar diciéndote una verdad absoluta, como si tu fueras un extraterrestre que no supieras contar kilos.

Como que exceso de equipaje, si me he dejado las bermudas, el bikini negro, la leche hidratante, el maquillaje fantasía para la noche, los zapatos y el vestido verde a juego, las sandalias de medio tacón, la caja de los pendientes, dos foulards por si hace frío, una rebequita por si acaso, el vestido largo que me compré el año pasado y aún no me había puesto. El bronceador que me recomendó mi prima, las dos pamelas que tenía tanta ilusión en estrenar, el conjunto safarí para las excursiones, y no sé cuantas cosas.

Y me hablan de exceso de equipaje, no saben lo que dicen, si voy casi sin nada, no sé si tendré algo que ponerme cuando llegué. Menos mal que tenemos la tarjeta, así sí lo podré solucionar.

A veces las cosas se ponen difíciles, y si no tienes tiempo como es mi caso hoy, una ensalada como esta, es perfecta, se hace en un plis plas esta rica y sabrosa, Viva Italia!!

Ensalada de mozarella.

Unos tomates maduros.

Una bola de mozarella.

Orégano.

Sal y pimienta al gusto.

Un buen aceite.

Cortar los tomates en rodajas, encima ponemos la mozarella que también habremos cortado en rodajas. Solo queda sal pimentar, orégano y un buen chorreón de aceite. A comer con las menos prisas posibles, y si se puede el pan al lado y a mojar.